Rogelio Frigerio y un mensaje a oficialistas y opositores: “Son tiempos para llevar calma y apostar al diálogo”

POLÍTICA Por
El funcionario se mostró en sintonía con el Presidente. En el Gobierno prefieren evitar las confrontaciones.
ROGELIO FRIGERIO

El Gobierno recalcula y apuesta a tender puentes con el peronismo. Rogelio Frigerio es uno de los dirigentes que más clama por enviar señales de consenso político que ayuden a estabilizar la economía. “La gente no quiere vernos pelear ni acusarnos mutuamente; nos quiere ver trabajando juntos y resolviendo los problemas que le quitan el sueño hoy por hoy a los argentinos”, le dijo el ministro del Interior a Clarín, desde Mendoza. "Se viven tiempos difíciles. Son tiempos para llevar calma a los hogares, apostar al diálogo, construir acuerdos y para que los que tenemos responsabilidades como dirigentes políticos o funcionarios estemos a la altura de las circunstancias".

La declaración no fue casual. Sobre todas las cosas pretende ordenar el discurso puertas adentro del oficialismo. En el Gobierno empiezan a ser más quienes quieren evitar la confrontación dura: piden evitar las descalificaciones y apostar al diálogo y los acuerdos sin caer en provocaciones. En el Ejecutivo entienden que la polarización no les dio resultados.

El martes, con el aval del Presidente, Miguel Angel Pichetto disparó munición gruesa contra el kirchnerismo en una entrevista con Mitre, que se viralizó al instante. “Para Cristina (Kirchner), si todo se incendia, mucho mejor”, dijo el candidato a vicepresidente en un repertorio parecido al de Macri en la criticada conferencia del lunes posterior a las primarias. Esa fue la respuesta oficial al duro comunicado oficial del Frente de Todos tras la reunión entre Alberto Fernández y los enviados del FMI.

El efecto no fue el esperado y el Gobierno intentó bajar los decibeles. Elisa Carrió, en cambio, volvió a criticar a la oposición. La jefa de la Coalición Cívica visitó ayer al Presidente en su quinta, Los Abrojos. Cerca de Carrió -que hará campaña en el Norte- descartaron que Macri le hubiera pedido moderación. “Alberto F. no es solo un títere. Es un hombre muy peligroso”, había dicho la diputada.

En privado varios funcionarios lamentan el desorden comunicacional y las irrupciones de varios dirigentes del oficialismo como Carrió, Mario Negri y hasta Pablo Avelluto. “Se viven tiempos difíciles. Son tiempos para llevar calma a los hogares, apostar al diálogo, construir acuerdos y para que los que tenemos responsabilidades como dirigentes políticos o funcionarios estemos a la altura de las circunstancias”, bajó línea Frigerio.

En sintonía con el ministro del Interior, Germán Garavano también relativizó los dichos de la co-fundadora de Cambiemos. “Hay que distinguir la línea del Gobierno de la de dirigentes que no tienen responsabilidad de gestión y que no ayudan”, sostuvo el ministro de Justicia sobre el que -a instancia de Carrió- pesa un pedido de juicio político.

El propio Macri había enviado el viernes por la noche un mensaje en la misma dirección. “Todos podemos ayudar desde la responsabilidad y la prudencia a llevar tranquilidad a los argentinos. Cada uno desde su lugar. Como Presidente es mi única prioridad. Todas mis acciones van en esa dirección, buscando tender puentes y dialogando”, escribió en Twitter el jefe de Estado.

Fernández, que en privado había prometido “colaborar con su silencio” para no alterar más los ánimos de los mercados, sorprendió con su entrevista a The Wall Street Journal en la que aseguró que la Argentina cayó en un “default virtual”. El Gobierno esta eligió no contestar y solo llegó el mensaje del Presidente, al que después se sumaron el de los dos ministros más resistidos por Carrió.

Un macrista de buena llegada al peronismo apuesta que Fernández mostrará se mostrará más moderado en los próximos días. “Cumplirá el teorema de Baglini que sostiene que cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables son los enunciados políticos y cuanto más cerca, más sensatos y razonables son. Y él se siente cerca”, reflexiona.

En el Ejecutivo, de todos modos, no tienen del todo claro si el candidato opositor desea que el Gobierno asuma el costo político de decisiones económicas incómodas.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Guido Carelli Linch

Te puede interesar