A José Luis Espert se le complican las candidaturas en la Provincia y celebra María Eugenia Vidal

POLÍTICA Por
Todavía no logró oficializar a más de 1.000 dirigentes. El postulante a gobernador bonaerense, Guillermo Castello, ya habla de una “proscripción implícita”
JOSÉ LUIS ESPERT

A José Luis Espert se le complica la oficialización de más de 1.000 candidatos en la provincia de Buenos Aires, que ya fueron presentados ante la junta electoral. "La falta de oficialización de nuestras candidaturas es una proscripción implícita", planteó a Clarín el precandidato a la gobernación bonaerense Guillermo Castello. Y agregó: "Como Assef se fue con Cambiemos, le pedimos a la junta electoral provincial que igual nos permita competir, con los avales ya presentados".

Esa decisión la tomará este miércoles la junta electoral presidida por el titular de la Corte Suprema de Justicia bonaerense, Eduardo Néstor De Lázzari, cuando se reúna para resolver si oficializa a los candidatos provinciales de Espert, entre otros temas. 

En caso de caerse la candidatura de Castello, sería una buena noticia para María Eugenia Vidal, que podría sumar votos de los adherentes de "Espert presidente". La gobernadora, en una pelea durísima contra el kirchnerista Axel Kicillof, busca compensar la diferencia que le llevaría hoy el ex ministro, básicamente porque en el tramo presidencial, que va en su lista sábana, el Frente de Todos mide mejor que Juntos por el Cambio. Dicho de otro modo: Cristina empuja a Kicillof hacia arriba mientras que Macri tira a Vidal para abajo. En esa ecuación electoral, cualquier voto "por afuera" es bienvenido en el oficialismo bonaerense. En Provincia, todo se define en octubre. No hay balotaje.

En cuanto a la situación del Frente Despertar, se trata de una situación compleja, ya que el presidente y apoderado del partido UNIR, Alberto Assef, abandonó a Espert horas antes de la presentación de candidaturas por ese mismo espacio, para irse como precandidato a diputado de Juntos por el Cambio.

Los abogados Gonzalo Díaz Córdoba y Marcelo Portas Dalmau encabezan la batalla legal de Despertar para que la junta electoral les permita presentar listas de precandidatos a gobernador bonaerense, intendentes, diputados y senadores provinciales, concejales y consejeros escolares.

"Son más de 1.200 candidatos que la gente debería poder elegir. Pero así como el Gobierno tuvo la intención de no dejar competir a Espert, también hay otros que prefieren no tenernos compitiendo en la provincia", dijo una fuente cercana al economista liberal. Y detalló algunos de los inconvenientes que sufrieron, desde que cargaron los datos de sus candidatos en el sistema electoral. "Todos los números del DNI de las personas que postulamos tuvieron alteraciones, fueron extrañamente hackeados, al mejor estilo Black Mirror. Eso no lo pudo haber hecho Assef, pensamos que ahí posiblemente esté la mano del oficialismo", agregó una fuente cercana a Espert.

Pero lo más sorprendente fue que el Gobierno logró convencer al titular del partido que presentaba los avales en favor de los candidatos de Espert, horas antes de oficializar las listas partidarias. Eso bloqueó la posibilidad de presentar las candidaturas, a través de la junta electoral partidaria, como hicieron todos los demás frentes y partidos políticos.  

El Gobierno nacional operó fuerte para tratar de desactivar el armado electoral de Espert, a partir del pase de Assef, que consiguieron el senador Miguel Pichetto y otros operadores peronistas de la provincia de Buenos Aires, que lograron ubicar a Assef como candidato 11 a diputado nacional bonaerense, con amplias posibilidades de entrar en las próximas elecciones generales.

En el Gobierno (y en especial en la administración Vidal) consideran que les serviría que Espert no tenga candidatos bonaerenses, porque esos electores podrían inclinarse por la boleta de la mandataria. De hecho, Espert difundió durante el fin de semana una encuesta de la consultora Query - M&R Asociados (de Gustavo Marangoni, ex funcionario de Scioli), que ubica al Frente Despertar con una intención de voto de 2,4% para su candidato a gobernador bonaerense Castello. Esos votos son los que busca neutralizar el Gobierno nacional, aunque eso implique jugar al límite del respeto por las minorías partidarias.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Alejandro Alfie

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar