El Gobierno resolvió que no llamará a sesiones extraordinarias luego de un almuerzo entre Frigerio, Monzó y Pichetto

POLÍTICA Por
"Consideramos que no había ningún tema de urgencia extrema para que el Congreso funcione", sostuvo el senador del PJ
FRIGERIO Y PICHETTO

El ministro Rogelio Frigerio, el titular de Diputados, Emilio Monzó, y el senador Miguel Ángel Pichetto acordaron que el Gobierno no llamará a sesiones extraordinarias, tras un almuerzo que ambos dirigentes del oficialismo compartieron en la oficina del jefe del bloque del PJ en el Senado.

Así lo confirmaron fuentes oficiales tras el almuerzo, que tuvo lugar en el segundo piso del Senado y que se extendió por más de una hora y media. "Consideramos que no había ningún tema de urgencia extrema para que el Congreso funcione", aseguró por su parte el senador Pichetto después del almuerzo ante Infobae y los medios presentes.

Había una creciente expectativa en torno al encuentro por parte del Gobierno por los tropiezos parlamentarios de fin de año y las dudas por la conveniencia de convocar o no este mes a sesiones extraordinarias. De la comida -salmón y bifes de costilla-, también participaron los senadores Rodolfo Urtubey, Carlos Espínola y Alfredo Luenzo.

Según las fuentes, en la reunión se acordó que la Casa Rosada insistirá en Diputados, tras el inicio de las sesiones ordinarias, por el proyecto contra la violencia en el fútbol que había fracasado en diciembre.
 
En el Senado, por su parte, tanto el oficialismo como la oposición negociarán a partir de marzo la media sanción de las modificaciones a la ley de financiamiento de los partidos políticos, clave en vísperas de la campaña electoral.
"Las extraordinarias funcionan cuando hay una decisión del Poder Ejecutivo", resaltó Pichetto.

En efecto, Monzó, que se retiró solo del almuerzo, había alertado la semana pasada en una de las habituales reuniones de Gabinete encabezadas por Mauricio Macri de que el clima en Diputados no pronosticaba sesiones favorables en caso de que la Casa Rosada convocara a extraordinarias. No solo por la dispersión de la oposición, sino también por los cortocircuitos internos. La Coalición Cívica y la UCR plantearon antes de fin de año discrepancias, en público y en privado, por el proyecto de financiamiento político, que ahora el Gobierno busca aprobar a las apuradas.

"Vamos a convocar a la comisión de Asuntos Constitucionales para la segunda semana de marzo para dar revisión final al proyecto y tratar de llevarlo al recinto en marzo. El dictamen está muy trabajado. En tiempos sería conveniente marzo o abril para que funcione para esta campaña. Y trataremos de hablar con Diputados", explicó el jefe de la bancada del PJ en la Cámara alta. Los senadores volvieron a reiterar además las críticas al DNU de extinción de dominio que Macri impulsó el mes pasado, y se mostraron preocupados ante Frigerio y Monzó por la grave situación de muchos sectores de la economía.

El PJ insistió en ese sentido en la iniciativa presentada en torno a la declaración de la "emergencia fiscal" para las pymes por 180 días.

Frigerio, en tanto, se fue apurado del almuerzo: viajó a Entre Ríos a dedicarse de lleno hasta este miércoles a los cierres de alianzas y candidaturas de aquel distrito. Aún no está definido el postulante a gobernador del oficialismo. Aunque lo más probable es que sea Atilio Benedetti.

Este lunes, Pichetto había recibido en su despacho a autoridades de CIPPEC, una de las organizaciones que promueven, junto a Poder Ciudadano y RAP, una campaña más transparente que las de los últimos años, en las que abundó el dinero negro.

De todos modos, la complejidad del año electoral tiñe de inquietud el trabajo parlamentario. "El Congreso va a tener un nivel de actividad más acotado y las leyes que se saquen tienen que tener una mirada de Estado", abundó el senador de Río Negro.

La Casa Rosada había enviado el primer proyecto de financiamiento el 20 de julio del año pasado, acorralado por las denuncias en torno a la causa por aportes de la campaña de Cambiemos del 2017. En estos siete meses, el oficialismo obtuvo más retrocesos que avances. En diciembre, por caso, la iniciativa naufragó en la Cámara baja. Y solo tuvo dictamen de comisión en el Senado.

Antes del almuerzo, Pichetto recibió a Joanna Picetti, la mujer del oficialismo, que fue cercana a Frigerio, que quedó fuera del Congreso por supuesto maltrato familiar y que había integrado las listas en las elecciones de hace dos años.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Federico Mayol

Te puede interesar