La trama de la corrupción, en detalle

MIRADAS Por
La última novedad se dio antes de Navidad, cuando la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento con prisión preventiva para la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner como jefa de una asociación ilícita y 27 casos de cohecho.
hoy
Aldo Roggio. El empresario, procesado por pago de coimas. (F. López claro)

Lo resume el periodista Diego Cabot en la contratapa de su libro: fueron 10 años de recaudación ilegal, 43 compañías involucradas, 112 funcionarios y empresarios mencionados, y 205 días de una investigación en silencio. Son los números de los cuadernos, la causa judicial por corrupción que conmueve al país desde agosto pasado.

La última novedad se dio antes de Navidad, cuando la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento con prisión preventiva para la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner como jefa de una asociación ilícita y 27 casos de cohecho. También, el procesamiento de varios empresarios, como Paolo Rocca y Aldo Roggio (pago de coimas ), o de Gerardo Ferreyra (asociación ilícita). Todos van rumbo al juicio oral.

La causa de los cuadernos se inició en 2017, cuando Jorge Bacigalupo (73 años, policía retirado) entregó una caja con cuadernos a Cabot. En el mismo libro, Cabot cuenta aquellos primeros momentos con la prueba en su poder. Recuerda que Bacigalupo le entregó una caja cerrada, con cinta. Allí, encontró seis cuadernos espiralados y uno azul de tapa dura. “Podrían haber sido de cualquier nostálgico que decidió guardar viejos apuntes de colegio”, pensó.

Pero no. Eran los apuntes de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta. Allí, durante años, había sido anotada la ruta de las coimas que poderosos empresarios les habían pagado a exfuncionarios kirchneristas durante los gobiernos de Néstor y de Cristina. Todo con números, direcciones, patentes de autos, día y hora.

Cabot comenzó a investigar esos cuadernos, pero tomó una decisión clave: denunciarlo primero ante la Justicia. Acordó con el fiscal Carlos Rívolo y luego le contó todo al juez Claudio Bonadio. El resto es historia.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar