Creyó que tenía sexo con su novio, era otro hombre, lo denunció por violación

Un fallo en el estado de Indiana despertó la polémica a nivel mundial por este caso que tiene como víctima a Abigail Finney.
hoy

Abigail Finney estaba en su habitación, en el campus universitario de Purdue University, en West Lafayette, Indiana, esperando que los amigos de su novio se fueran de allí. Quería descansar y estar a solas con él. En cambio, pasaron horas tomando algunas copas frente a un monitor jugando videogames.

Abigail no había probado una gota de alcohol y cansada de verlos como zombis, decidió subir a la habitación de su loft en el que se habían reunido los tres amigos.

Desde allí podía escucharlos. Incluso pudo oír el comentario machista de Donald Grant Ward (Grant, para todos) que le deseó al novio de la estudiante tener "buen sexo" con su flamante novia. Abigail no hizo caso y continuó con sus compras por internet. A los pocos minutos decidió dormir. Era más interesante que escuchar la conversación de tres jóvenes medio borrachos.

Su novio subió y se colocó a su lado, abrazándola. Finalmente, los demás se quedaron dormidos en el futón. Era el 11 de febrero de 2017. Una fecha que ella jamás olvidará.

En medio de la noche, una mano la despertó. Estaba oscuro y Abigail, semi dormida, creyó que era su novio quien estaba acariciando sus pechos desde atrás. Ella lo dejó, sin voltear. Estaban callados porque no querían despertar a nadie. Él bajó su mano por debajo del pantalón pijama de ella y comenzó a tocarla en su zona genital. Ella respondió de la misma manera. Tuvieron sexo brevemente, menos de un minuto, cuando ella le dijo que debía ir al baño.

Cuando regresó, se dio cuenta que en su cama no estaba su novio. Era uno de sus amigos: Grant.

"Recuerdo que me sonrió. Fue una imagen extraña. Me puse frenética. No sabía lo que estaba pasando", dijo Abigail en una entrevista dada a Buzzfeed. Supuso que todo se trataba de una broma pesada. Muy pesada. Pero no terminaba de entender. Estaba aún demasiado aturdida.

Despertó a todos, pero no encontró a su novio. Preguntó por él y nadie supo qué decirle. Estaba en otra habitación, durmiendo. Lo despertó y le preguntó cuánto tiempo había estado allí y por qué había abandonado su cama yéndose a otra parte. Éste le explicó que como estaban muy apretados e incómodos, había decidido irse a otro lado a dormir más tranquilo y solo.

Su novio subió y se colocó a su lado, abrazándola. Finalmente, los demás se quedaron dormidos en el futón. Era el 11 de febrero de 2017. Una fecha que ella jamás olvidará.

En medio de la noche, una mano la despertó. Estaba oscuro y Abigail, semi dormida, creyó que era su novio quien estaba acariciando sus pechos desde atrás. Ella lo dejó, sin voltear. Estaban callados porque no querían despertar a nadie. Él bajó su mano por debajo del pantalón pijama de ella y comenzó a tocarla en su zona genital. Ella respondió de la misma manera. Tuvieron sexo brevemente, menos de un minuto, cuando ella le dijo que debía ir al baño.

Cuando regresó, se dio cuenta que en su cama no estaba su novio. Era uno de sus amigos: Grant.

"Recuerdo que me sonrió. Fue una imagen extraña. Me puse frenética. No sabía lo que estaba pasando", dijo Abigail en una entrevista dada a Buzzfeed. Supuso que todo se trataba de una broma pesada. Muy pesada. Pero no terminaba de entender. Estaba aún demasiado aturdida.

Despertó a todos, pero no encontró a su novio. Preguntó por él y nadie supo qué decirle. Estaba en otra habitación, durmiendo. Lo despertó y le preguntó cuánto tiempo había estado allí y por qué había abandonado su cama yéndose a otra parte. Éste le explicó que como estaban muy apretados e incómodos, había decidido irse a otro lado a dormir más tranquilo y solo.

Fuente: eltribuno.com

Te puede interesar