La profecía de Parravicini sobre el ARA San Juan

MIRADAS Por
Un trabajo realizado en 1933 anticipó que el sumergible sería encontrado.

Se sabía que, a un año de la desaparición, las noticias que pudieran surgir sobre el ARA San Juanno serían buenas. Y cuando solamente un buque quedó a cargo de la búsqueda del submarino, las esperanzas parecieron reducirse aún más. Sin embargo, ese barco, especialmente preparado para rastrear el fondo del mar argentino, finalmente logró el cometido.

Una noticia triste, que confirmaba la presunción de la irreparable pérdida de los 44 héroes que conformaban la tripulación del siniestrado sumergible. Poco tiempo después de que se produjera la desaparición del submarino, Bibiana Bryson ya había comenzado a rastrear, entre la inmensa obra plástica de Benjamín Solari Parravicini, que posee por ser la tenedora oficial, ciertas respuestas que le dieran una pista de lo que podría haber sucedido con el ARA San Juan. Algo que indicó entre sus allegados.

Por eso, cuando se encontró el barco hundido en la profundidad del mar, las concretas y precisas interpretaciones de parte de la investigadora, sobre los dibujos del artista plástico y profeta, comenzaron a tomar forma y cerrar el círculo.

Ya tenía ubicada la obra “El fondo del mar dará luces”, que Parravicini imaginó en 1933. Una profecía de lo que sucedería, con 85 años de antelación. el dato Las claves Dos láminas de Benjamín Solari Parravicini fueron clave en la visión de Bibiana Bryson: “El fondo del mar dará luces” y “Cortocircuito” y la imagen de la única tripulante mujer del ARA San Juan fueron los disparadores para que la investigadora iniciara su evaluación.

Especial por Bibiana Bryson (*)

La desaparición del submarino ARA San Juan, ocurrida en noviembre de 2017, golpeó a todos los argentinos. No saber nada de la suerte que corrieron 44 tripulantes que navegaban nuestras aguas, fue un golpe inesperado, sorpresivo y a la vez angustiante, dado que recién se podría dar con la nave siniestrada la semana pasada, a más de 900 metros de profundidad... Justamente en noviembre del año pasado, al producirse aquella impactante noticia, pocos días después y al lograr indagar en los detalles de lo que habría sucedido, me percato de la presencia de la única mujer tripulante del submarino (se trataba de Eliana Krawczyk).

Inmediatamente me digo: ¡Ese rostro me es familiar!. Consciente de ser tenedora de la obra Benjamín Solari Parravicini, enseguida me puse manos a la obra y comencé a revisar el numeroso material de sus increíbles trabajos. Hasta que doy con lo que buscaba: En una psicografía que encontré, ahí estaba plasmado lo que había dado a conocer en Capilla del Monte en 2009. Leo el escrito y dice textualmente : “EL FONDO DEL MAR DARÁ LUCES” (año 1933).

Entonces, ya no me caben dudas: Pelón (Parravicini) se refería al submarino y el rostro de esa mujer ubica el vaticinio, en el navío fatalmente siniestrado.

El tiempo pasa
Por aquellos días de la pérdida del sumergible, todo el mundo opinaba -y aún repiten hoy- sobre lo misterioso de la desaparición del submarino, al tiempo que van dando a conocer partes a modo de comunicados de la Armada Nacional, sobre la búsqueda. Antes de perder contacto con la base, el capitán del submarino llega a informar sobre ciertos fallos técnicos, horas antes de que se pierda todo contacto.

Entonces, en aquellos primeros momentos, los peritos navales, de la Armada y los otros, comienzan a conjeturas con la escasa data disponible, qué pudo suceder. Una de las más razonables hace hincapié en una válvula y el snorkel que se utiliza, entre otras cosas para ventilar el cuarto de baterías, ya que la acumulación de hidrógeno en un porcentaje mayor al 2% es muy peligroso.

Hipótesis de lo sucedido
Fue entonces cuando la cadena de eventos se desata, arriba el mar está muy picado, con fuerza 6 o 7, y el submarino, imposibilitado de subir permanece bajo superficie. En ese contexto, la válvula defectuosa permite el ingreso de agua salada a unos de los compartimentos de baterías (una combinación explosiva), en una fracción de segundo se produce un corto circuito en las baterías por el agua, las chispas entran en contacto con el hidrógeno acumulado... Luego, la tragedia. Nadie en el ARA San Juan tuvo tiempo para nada. El submarino comenzó a hundirse más y más, en un abrir y cerrar de ojos el casco colapsó por la implosión. Se calcula que el agua entra a una velocidad superior a la del sonido, la muerte de los tripulantes, si es que aun estaban vivos, es instantánea. Tras la implosión, el submarino finalmente tocará fondo a más de 900 metros, en el lecho del mar argentino.

Más pruebas, concluyentes
Sí, todo ese proceso que terminó con el ARA San Juan detenido e inerte en el fondo. Y Benjamín Solari Parravicini vuelve a sormprenderme. Es que allí también están apuntadas en la psicografía: LAS CHISPAS, EL CORTOCIRCUITO. No salgo de mi asombro. Su capacidad para anticipar lo que vendrá puede resultar inexplicable.

La búsqueda
Como era de esperarse, ante la pérdida de un submarino se activaron diferentes protocolos y aún con la solidaridad de otras naciones que enviaron sofisticados barcos, la intensa búsqueda no pareció obtener resultado alguno. Pero cuando las posibilidades de ubicar la nave siniestrada, ya sin esperanzas de encontrar signos de vida cuando se cumplía un año de su desaparición, y un solo navío lo seguía rastrando, de pronto se informa que lo han encontrado. Allí estaba el submarino, en el fondo del mar, tal y como lo anticipaba Parravicini. El buque oceanográfico Seabe Constructor de Ocean Infinity que lo encontró, con la más sofisticada tecnología, pudo tomar más de 67.000 fotografías de alta definición, que pronto comenzarán a ser peritadas por la justicia federal, para que se sepa definitivamente la verdad. Es entonces cuando comprendo que el texto de Parravicini toma más relevancia: “EL FONDO DEL MAR DARÁ LUCES”. Quienes ya hemos interpretado muchos de los mensajes de sus profecías entendemos. Luces de lo sucedido al submarino y a su tripulación.

Todo cierra
Pero faltaba un detalle más, muy importante: ¿Qué representa ese ojo que todo lo ve en la psicografía? Cuando la analicé en 2017, no le encontraba relación alguna, pero ahora me queda más que claro, dado que el hallazgo del ARA San Juan es coincidente con la cumbre del G20 en Buenos Aires . Es que para muchos de los que investigamos estos temas, ese ojo simboliza los poderes globales que manejan el destino de la humanidad. Ni más ni menos, aquellos líderes que se estarán reuniendo por estos días en Buenos Aires.

Conclusión
Pronto se sabrá la verdad y quienes fueron los responsables de la tragedia. Mientras tanto, Benjamín Solari Parravicini vuelve a sorprender con su increíble capacidad de otear eventos futuros de la humanidad.

Fuente: Cronica

Te puede interesar