Perros peligrosos y los marcos regulatorios

MIRADAS Por
En Córdoba existen sendas legislaciones, a nivel provincial y municipal, para la tenencia y circulación de este tipo de animales. Por falta de reglamentación nunca se aplicaron
pitbull-cordoba-397853

l caso de la niña de un año y 10 meses herida en el rostro por un perro de raza Pitbull volvió a poner en el tapete una vieja discusión respecto a la tenencia y la circulación de este tipo de animales. En Córdoba existen leyes tanto provinciales como municipales, estrictas y muy específicas respecto a las condiciones que debe cumplir una persona para poder tener o criar estas razas de perros, pero nunca llegaron a aplicarse. Son leyes que perecieron antes de siquiera llegar a ver la luz y que dejaron sin control un tema que exige tener normas claras. A punto de cumplir 10 años en el olvido, la ley provincial 9.685, sancionada el 29 de septiembre del 2009, aún está vigente en todo el territorio provincial, pero como nunca fue reglamentada, no se aplica.

Dicha ley considera potencialmente peligrosos a los perros con capacidad de mordedura susceptible de provocar daño grave a las personas o demás animales. Bajo la misma calificación incluye a los perros que posean algunas de las siguientes características: “1) Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto; 2) Marcado carácter y gran valor; 3) Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura de la cruz de entre 50 y 70 centímetros, y peso superior a 10 kilos; 4) Cabeza voluminosa, cuboide, con cráneo ancho y grande; y mejillas musculosas; 5) Mandíbulas fuertes; y 6) Pecho macizo y grande; lomo musculoso y corto; extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas”. La ley llama al Ministerio de Gobierno de la provincia a crear un “registro de animales potencialmente peligrosos” y contempla sanciones de multa o arresto para quienes circulen con este tipo de animales sin las medidas de seguridad correspondientes. Además brinda detalles de las condiciones de tenencia domiciliaria del perro, en donde indica cómo deben ser las rejas, puertas y perímetros del hogar, entre otras especificaciones.

Palabra oficial El diputado Juan Brügge, impulsor de la ley en 2009, llamó a que se reflote dicha legislación “porque puede salvar vidas”. “Esta ley está operativa, están las sanciones, y es la Policía de la Provincia de Córdoba, la autoridad para su aplicación. Si vemos en las plazas perros de estas características circulando sin bozal es la policía quien no está haciendo cumplir la ley. Hay que instruir a las fuerzas y efectivizarla. La idea de este proyecto no fue ir en contra de los perros, sino en auspiciar una tenencia responsable para que haya una convivencia pacífica. Son perros que tienen instinto agresivo y esto debe ser regulado”, advierte Brügge. Respecto a los motivos de la no aplicación, el diputado explica: “Aquí fallaron algunas cosas: la información, el control social que es muy importante y finalmente la actuación de la autoridad policial que debe advertir, y posteriormente las sanciones”. Brügge acaba de presentar en diputados un proyecto para que se modifiquen las penas con hasta seis años de cárcel a quien “por negligencia o imprudencia en el deber de cuidado de un perro potencialmente peligroso, cause la muerte de una persona”. En la ciudad de Córdoba pasa algo similar.

La ordenanza 12.460 brinda un extenso marco regulatorio para la tenencia de perros peligrosos, pero en la práctica no está implementada y tras su difusión en medios de todo el país, la misma quedó sin ningún tipo de aplicación.     No existe el perro malo, existe el dueño irresponsable Por Leonardo Amestoy * El pitbull es una raza que en su momento se crío para las corrida de toros y a través de la manipulación humana luego se lo entrenó para las peleas de perros. Hoy ese instinto agresivo se ha ido perdiendo casi en su totalidad, aunque sigue siendo una raza muy prejuzgada. L o que recomendamos desde nuestro espacio es sociabilizarlo desde muy chico. El perro va a jugar con vos, va a saltar y no va a ser una amenaza para la persona.

Nosotros tenemos el criadero número 1 de Argentina, el que más Pitbull campeones cuenta y nunca tuvimos un inconveniente con ningún o de nuestros perros, ni siquiera con crías nuestras. Consideramos que no existe el perro malo, existe el dueño irresponsable. La agresividad depende de la formación que tenga el perro. El que compra un Pitbull es una persona que tiene manejo de perro y que sabe que está comprando una raza potencialmente peligrosa. Antes de que la persona lo retire, le explicamos las características y lo informamos respecto a los cuidados. Si vemos que la persona no es la indicada, no le vendemos un perro de nuestro criadero. En varias oportunidades hemos notado que la persona no tiene buenas intenciones con el animal y eso nos da una señal de alerta respecto a cómo lo puede utilizar en el futuro.

Fuente: Perfil

Te puede interesar