Comercio y lucha contra el Cambio Climático, los dos desafíos del G20 que dependen de Donald Trump y Xi Jinping

POLÍTICA Por
De las reuniones preparatorias a la reunión de los presidentes se observan diferencias sobre esos dos temas.
TRUMP Y CHINO

La cumbre del G20 arrastra los mismos desafíos que enfrentó Angela Merkel en la cita de Hamburgo 2017. Los principales escollos para cerrar el documento final de Buenos Aires siguen siendo las diferencias con Donald Trump de la mayoría de los líderes en lo relativo al comercio y a la lucha contra el cambio climático, según pudo saber Clarín de altas fuentes diplomáticas de las distintas delegaciones extranjeras que componen este grupo de potencias y países emergentes. 

De esta manera, y pese a que hubo ya 54 reuniones del G20 bajo la presidencia argentina  -reuniones de diversa envergadura y con éxito en materia diplomática y de seguridad- todos consideran a esta altura que serán los propios presidentes y primer ministro los que diriman los dilemas. 

Buena parte de lo que hace al conflicto comercial dependerá de lo que acuerden las delegaciones de los Estados Unidos y China, enfrentados en una guerra de aranceles, que pone en jaque el sistema de comercio. Pero también hay visiones muy diferentes sobre el multilateralismo entre Trump y sus aliados como Unión Europea. Por por otra parte, también se impone el temor manifiesto de la mayoría del G20 a que vuelva a ocurrir una ruptura como la que generó Trump con los otros 19 en la reunión de Hamburgo. Entonces el mandatario estadounidense, siguiendo su decisión de retirarse del Acuerdo de París -que busca soluciones colectivas contra las emisiones de gases contaminantes y sus efectos adversos contra el planeta- ordenó no acompañar el documento final del G20 y sacó un párrafo aparte en lo que hace a la lucha contra el cambio climático. Esa cumbre se caracterizó por los fuentes enfrentamientos entre Trump y Merkel, la anfitriona.

En diálogo con Clarín, el sherpa argentino ante el G20, Pedro Villagra Delgado (el representante del presidente Mauricio Macri ante el grupo, y el que está en todas las reuniones técnicas y de distintos ministros) contó que la cumbre que preside Argentina comenzará formalmente el viernes 30 de noviembre a la 10 de la mañana y terminará pasado el almurezo del sábado 1 de diciembre. Y afirmó que si bien ha estado en las negociaciones de los documentos, le corresponderá a los líderes la palabra final de lo que ministros y técnicos vinieron discutiendo.

Como anfitrión, Macri será el presidente que deberá comandar el plenario y escuchar todos los discursos de sus 19 colegas en Costa Salguero entre el 30 y el 1. El resto puede entrar y salir cuando quiera, puede no escuchar la voz de los otros cuando así lo desee, pese a que ello mostrará sin dudas la existencia de desaires o conflictos. Macri por su parte tendrá numerosas bilaterales ya comentadas, por fuera de la cumbre -al menos con siete líderes que prolongarán su estadía en el país -como Trump y el Xi- y también otros encuentros en los "coffee break" de la cumbre. 

Diez años después del colapso de Lehman Brothers y de la crisis financiera en la que el G20 llamó a un encuentro de emergencia para contener la crisis financiera que tuvo lugar entonces, el mundo se encuentra ante los descreídos por completo de que mecanismos internacionales como los que propone el G20 sirvan para algo, y quienes consideran que sus directivas son las que pueden reencausar los conflictos y desequilibrios. Por eso, lo que hace al comercio dependerá también de Trump, cuyo seguidor en América latina podría ser el año próximo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

En la última cumbre de los Ministros de Comercio e Inversiones del G20 que se hizo en Mar del Plata y que por Argentina comandaron Jorge Faurie (Relaciones Exteriores) y Dante Sica (Producción) el grupo pudo salir adelante con una declaración en la que afirmaron: "Redoblamos nuestro diálogo sobre los desarrollos actuales del comercio internacional, reconociendo la necesidad urgente de debatir los acontecimientos actuales en el comercio internacional y los modos de adaptar la OMC para enfrentar los desafíos actuales y futuros. En este contexto, debatimos qué puede hacer el G20 para abordar la situación actual de un modo colaborativo". El tema es cómo. China no ha sido reconocida como Economía de mercado pero funciona como tal y sigue teniendo cada vez más influencia en el comercio mundial, en algunos momentos desafiando el primer lugar de los Estados Unidos. Por su parte, Washington critica por completo el sistema de resolución de controversias, y  viene demorando decisiones clave en la OMC.

Argentina prepara para el 1 de diciembre una declaración final corta, que contendrá los temas centrales de esta cumbre, cuyo lema fue "el futuro del trabajo, que implica pensar en una educación que brinde igualdad de oportunidades, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible". El resto serán volcado en anexos, pero el cierre final no estará lista hasta que no cierren los temas explosivos

Con información de www.totalnews.com.ar

Te puede interesar