Para disminuir los trastornos, el Gobierno trabaja en un nuevo protocolo de seguridad por las amenazas de bomba

POLÍTICA Por
Lo confirmó Patricia Bullrich. Explicó que “no hay un hilo conductor, sino un efecto repetición” en los llamados.
PROTOCOLO DE BOMBA

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que el Gobierno está analizando un nuevo protocolo de seguridad por la gran cantidad de amenazas de bomba que hubo los últimos días en la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de evitar los trastornos que generan.

“Estamos analizando un nuevo protocolo y medidas que acorten los problemas que le traen a la gente, además de hacer una persecución penal a los que realizan estas llamadas”, explicó. 

Además, Bullrich aseguró que no se encuentra un patrón​ en los llamados. “Creemos que hay un efecto repetición, pero no que haya un hilo conductor. En general, es toda gente que no tiene relación entre sí, muchos con problemas psiquiátricos. No vemos un patrón, lo que sí vemos es que quizás la repetición de los hechos hace que otros imiten ese tipo de hechos”, dijo en declaraciones a Radio La Red. 

Este lunes debieron cerrar las estaciones de Retiro y Constitución por una nueva amenaza, que en total sumaron 30 en los últimos 60 días.  Cuando esto ocurre, se lleva adelante un protocolo especial a cargo de la División de Investigaciones de Amenazas e Intimidaciones Públicas de la Policía Federal. Luego de recibida la amenaza, la justicia determina los pasos a seguir y establece el cierre total o parcial del lugar afectado. Posteriormente, el juzgado correspondiente toma intervención con el objetivo de identificar a los autores de los llamados.

Este lunes, de hecho, detuvieron a una persona que hizo 9 llamados de amenaza al tren Sarmiento, contó la ministra.“Toda persona que ha realizado un tipo de amenaza ha tenido una consecuencia penal”, agregó la ministra de Seguridad.

Por otro lado, se refirió al caso de Francisco Muñiz, el hombre que intentó entrar con un revólver a la Casa Rosada este lunes: “Son cosas que pasan seguido. Hay muchas personas con problemas que llegan a lugares públicos. Es algo bastante normal, lo que pasa es que cuando uno mira el tamaño del revólver, una 44, genera una conmoción”.

Bullrich contó que Muñiz había pedido varias entrevistas con el presidente, Mauricio Macri. “Había sido derivado, pero nunca se interpretó como una persona violenta”, explicó la ministra. También confirmó que, como se sabe desde ayer, es militante del PRO en General Pinto, noroeste de la Provincia de Buenos Aires.

 

 

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar