Conmoción en Francia Mueren dos soldados franceses en un rescate de rehenes en Burkina Faso

Lograron liberar a cuatro turistas: dos franceses, una estadounidense y una coreana, que habían sido secuestrados por un grupo yihadista. Serán homenajeados en París
PHmrUPkoS_1256x620__2

Francia estaba conmovida este viernes por la muerte de dos militares comandos de las fuerzas especiales cuando rescataban a una pareja francesa secuestrada en plena luna de miel, una norteamericana y una coreana, todos rehenes de un grupo de yihadistas, en el norte de Burkina Faso, en Africa.

 
Los marinos Cedric de Pierrepont, de 33 años, y Alain Bertoncello, de 28, murieron en el operativo, cuyos detalles permanecen en secreto. Una ceremonia de homenaje se celebrará en los Inválidos, en París, la semana próxima, presidida por el jefe de Estado, Emmanuel Macron.

 
“Muertos por Francia esta noche en Burkina Faso, los comandos marinos Cedric de Pierrepont y Alain Bertoncello sacrificaron su vida para salvar la de cuatro rehenes, que fueron liberados. Yo pienso en sus familias, en sus compañeros de armas.Toda la nación se inclina frente a su coraje”, los homenajeó la ministra francesa de Defensa, Florence Parly.

 
Los militares muertos eran oficiales de marina del comando Hubert, especializados en el contraterrorismo y la liberación de rehenes, el equivalente francés a las SEALS americanas. Huber es uno de los cinco comandos históricos de la Marina Nacional Francesa y los fallecidos eran especialistas en la acción antiterrorista y nadadores de combate.

 
Los franceses Patrick Picque y Laurent Lassimouillas acaban de casarse y estaban de luna de miel en Burkina Faso. Visitaban el parque nacional de la Penjari, en el norte de Benín, donde se encuentran los cinco grandes animales de África, cuando desaparecieron misteriosamente. Tres días después, su guía apareció muerto. El auto que habían alquilado fue abandonado en el este del país.

 

Toda la zona está desde hace un año infiltrada por grupos yihadistas diferentes, que provienen del desierto de Sahel, donde las fuerzas francesas operan contra los islamistas. Se recomienda no visitar el área ante el temor a los secuestros.

 
En una intervención muy compleja en la noche del jueves al viernes, un grupo de comandos franceses con apoyo logístico norteamericano consiguió liberarlos pero los dos comandos murieron. Tres de los rescatados aterrizarán el sábado en la base militar de Villacoublay, donde serán recibidos por el presidente Macron, el canciller Jean Yves Le Drian y el jefe de estado mayor del las fuerzas armadas, general François Lecointre. La operación de rescate había sido ordenada por Macron el jueves por la tarde, según las declaraciones del palacio del Eliseo. Fue él quien decidió y supervisó la operación desde la cumbre europea en Rumania.

 
Los seguimientos de inteligencia habían detectado a los secuestradores, que progresaban hacia el norte de Burkina Faso, sobre la frontera con Mali. Ellos alertaron sobre la inminente transferencia de los secuestrados a otra organización que operaba en Mali: Katiba Macina. Si los entregaban, probablemente fuera imposible recuperarlos y por eso se decidió a actuar en la madrugada. Un centinela yihadista vigilaba pero no escuchó la llegada de las fuerzas especiales.

 
“Ellos decidieron montar el asalto sin abrir fuego para no tener pérdidas de los rehenes o los civiles del campamento”, explicó el general Lecointre. El fuego salió de los secuestradores y allí es donde cayeron los dos comandos. Los secuestradores que intentaron huir fueron abatidos y de los que combatieron, cuatro de ellos murieron y dos escaparon.

Al penetrar al campamento descubrieron una rehén norteamericana y una sudcoreana, cuya presencia no se conocía. “”Fue una operación de extrema complejidad, coordinada como un mecanismo de relojería”, declaró el general Lecointre, sin precisar detalles.

Hasta ahora se desconoce qué grupo secuestró a los franceses. Puede ser el Estado Islámico del Gran Sahara, una sucursal del ISIS, o el Grupo de sostén al Islam y a los musulmanes, que es un enemigo número 1 de París, o el grupo local Ansarul Islam.

Al menos hay 4.500 fuerzas francesas desplazadas en el Sahel desde el 2014, en el marco de la operación Barkhane para luchar con los grupos yihadistas que actúan en la región.

Fuente: Clarin

Te puede interesar