Insólito: el 12% del valor de cada auto que se exporta son impuestos

ECONOMÍA Por
Este es el porcentaje con el que se castiga las ventas de 0 km al exterior, pese a la suba de reembolsos. En otros países se incentivan las exportaciones vía subsidios para ganar mercados
INSOLITO AUTOS

La economía argentina se mueve al ritmo de dólar y, cuando faltan, todo se complica. La forma más sana de obtenerlos es a través de las exportaciones -el endeudamiento es una trampa a largo plazo- por lo que los países tienden a incentivar las ventas de sus productos al exterior para ganar mercados. La Argentina, como casi siempre, marcha en camino contrario. El Gobierno oficializó, ayer, la suba de los reembolsos de las exportaciones para el sector automotor del 2% al 6.5%. Es una noticia buena, salvo que significa apenas retrotraer la situación a unos meses atrás, cuando se decidió bajarlos de 6,5% a 2% por necesidades fiscales. Esa medida, sumada a la aplicación de retenciones de $3 por cada dólar exportado, había provocado la baja de las exportaciones debido a que, como publicó este diario en aquel momento, se producía el hecho insólito de que las terminales perdían hasta u$s500 por cada 0 km exportado. Si bien esta corrección era esperada en el sector, porque trae un poco de alivio, no soluciona el problema de fondo que es que todavía se castigan las ventas al exterior.

Hasta ayer, entre todos los impuestos que se acumulaban en la cadena productiva, sumado al impacto de las retenciones, 18,7% del valor de exportación de un vehículo correspondía a carga impositiva. Entre Ingresos Brutos, Seguridad e Higiene y tasas provinciales y municipales, sumaban 11,6%. En tanto, las retenciones significaban 7,1%. La suba al 6,5% de los reembolsos compensa parte de esa insólita presión fiscal y hace que, ahora, el 12% de cada auto que se exporta sean impuestos.

Esto explica la falta de competitividad del país. Ya de por sí la Argentina es cara para producir autos. Según un estudio elaborado por la consultora Bain & Company, un auto fabricado en la Argentina es 25% más caro que Brasil y 65% más que México. A esto se suma que cuando se exporta, se recarga con impuestos mientras que tanto en Brasil como en México hay incentivo de los gobiernos nacionales o estaduales para compensar la presión impositiva. Es por este motivo que las terminales argentinas tienen inconvenientes, salvo excepciones, a exportar a otros países que no sea Brasil, el principal socio comercial y con el que rige un régimen especial.

Ahora las terminales tendrán ese alivio que, en número concretos, compensa el desequilibrio anterior. Fuentes del sector explicaron que la medida del Gobierno hace que esos u$s500 que se perdían por cada auto a exportar estén prácticamente compensado. “La medida implica unos u$s450 de mejora por auto, tomando un modelo y versión tipo, lo que hace que ahora prácticamente no se pierda” explicó un directivo de una terminal. Sin embargo, como aún se siguen exportando impuestos y siguen vigentes las retenciones, muy pocas automotrices pueden ganar dinero con la exportación.

 

 

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Horacio Alonso

Te puede interesar