Crecen los casos de usurpaciones de terrenos en el Valle de Punilla

CARLOS PAZ Por
Desde que se desató la crisis, se multiplicaron las denuncias en las ciudades de las sierras.
f800x450-86817_138263_16

Desde que se desató la crisis económica que golpea al país, las denuncias por usurpaciones crecieron en el Valle de Punilla. La problemática comienza a preocupar a los vecinos de las distintas localidades que reclaman una mayor celeridad de la justicia para resolver las causas.

En algunos casos, los verdaderos propietarios de los terrenos y/o los herederos en trámites de sucesión, advirtieron que los usurpadores aparecían con datos certeros de las ubicaciones y las dimensiones de los lotes. Ante el sostenido crecimiento de la población que habita las sierras, algunos gobiernos (como el caso de Carlos Paz) lanzaron un plan de viviendas para brindar una solución a la crisis habitacional que padece una gran parte de los ciudadanos argentinos. En ese sentido, implementó desde hace varios meses, un plan de regularización de tierras y controla que no sean ocupados ilegalmente los lotes donde próximamente se empezarán a levantar las casas.

En contraposición, hay crecientes denuncias de lotes usurpados en el centro del valle, en las ciudades de Cosquín y Bialet Massé. Asimismo, históricamente, la zona de Tanti y Santa Cruz del Lago, ha sido siempre un foco de conflicto por el accionar de grupos organizados que se dedican a la ocupación y posterior venta de terrenos. En la última década, decenas de familias encontraron una forma de subsistencia a través de este tipo de acciones y cobran por ocupar y limpiar lotes.

El reclamo concreto es para que se tomen carta en el asunto y se ponga fin a una práctica que parece haberse agravado con la caída del empleo y las posibilidades de acceder a créditos para construir su hogar. Dos inmobiliarios carlospacense se refirieron a la problemática y sostuvieron que se trata de un reclamo histórico de muchos propietarios, quienes no viven en la región (a veces ni siquiera en el país) y constantemente, se encuentran con que sus tierras están usurpadas.

En la provincia de Córdoba, no hay estadísticas concretas sobre la cantidad de usurpaciones que se registran anualmente, aunque la realidad es que se trata de un tema complejo que en la mayoría de los casos deriva en conflictos jurídicos penales que tardan años en resolverse. Hay casos de familias que ocupan ilegalmente un terreno o una vivienda de manera ilegal y presentan ante la solicitud de la Policía, un contrato de locación. En este caso, comienza un proceso extenso de trámites, donde el propietario legal y el ocupante deberán presentar sus pruebas ante el juez.

Se trata de una disputa que cae en una zona gris y termina por desgastar a los reales propietarios de los terrenos, más si se involucran abogados que apuntan a demorar todo el proceso judicial.

Sin embargo, también hay casos de ocupaciones pacíficas, cuando una persona ingresa a una casa o terreno abandonado, lo habita y lo cuida durante un período de cinco, diez y hasta veinte años sin que nadie lo reclame. Esta es una modalidad que está ampliamente extendida en el corredor serrano de Punilla y permite que ese «propietario ilegal» reclame el derecho de titularidad o sistema de prescripción adquisitiva del terreno, mediante el proceso conocido como usucapión.

Fuente: El Diario de Carlos Paz

Te puede interesar