Revés judicial para Grassi: deberá pasar dos años más en la cárcel

NACIONALES Por
Había sido beneficiado con la aplicación del 2x1, pero Casación revocó ese fallo. Saldría de prisión en 2028.
SksZlf12g_1256x620

El cura Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores, tuvo un duro revés judicial. La Sala VI del Tribunal de Casación Penal bonaerense revocó el fallo que lo beneficiaba con una reducción de la pena de casi dos años, a través de la aplicación del 2x1, y que le permitía quedar libre en 2026.

Así, el cura, preso en el penal de Campana y cuyo ADN forma parte del registro nacional de violadores, no saldrá antes de la cárcel. Según fuentes consultadas por Clarín, de acuerdo al nuevo cómputo que tienen que hacer las autoridades judiciales, la pena vencería el 29 de mayo del año 2028.


El fallo, firmado por los jueces Ricardo Maidana y Mario Kohan, al que accedió Clarín, considera que a Grassi no le corresponde la aplicación del 2x1, ya que al momento de ser detenido, en 2002, la Ley 24.390 -que había sido sancionada en 1994- ya no estaba en vigencia: había sido derogada en 2001.

Así, los jueces le pidieron a sus pares de la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Morón que revean el cómputo de la pena para el sacerdote y que lo hagan “en relación a los alcances de la Ley 27.362”, sancionada en 2017, que determina que no es aplicable el beneficio del 2x1.


Grassi fue condenado a la pena de 15 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Morón en 2009. La Corte Suprema confirmó la pena el 21 de marzo de 2017.

Con la sentencia firme, al hacer el cómputo de la pena, el 2 de mayo de 2017 el tribunal que condenó a Grassi lo benefició con el 2x1 y puso como vencimiento del encierro el 7 de agosto de 2026. Así, el sacerdote lograba una reducción de un año, nueve meses y 22 días de cárcel.


Para esto, los jueces consideraron que el cura había estado detenido 29 días (desde el 23 de octubre al 21 de noviembre de 2002), que había estado dos meses y 24 días con una domiciliaria (entre el 7 de marzo de 2012 y el 31 de mayo de ese año) y que, finalmente, había sido apresado el 23 de setiembre de 2013, condición que mantiene hasta hoy.

La cuenta arrojaba que los primeros dos años de detención sin condena firme se cumplieron el 31 de mayo de 2015. Por lo que, según estipulaba la Ley 24.390, desde esa fecha hasta que la Corte Suprema avaló el fallo definitivo para Grassi le correspondía el beneficio del 2x1: eso daba un año, nueve meses y 22 días. Ese tiempo, multiplicado por dos, arrojaba un cómputo total de tres años, 7 meses y 14 días.


Si se le suman los dos años previos que había estado preso, el total daba 5 años, 7 meses y 14 días de encierro. Y así la condena fijada por los abusos se cumplía el 7 de agosto de 2026.

La Cámara de Apelaciones no sólo avaló el cómputo del tribunal y el beneficio que lograba Grassi, sino que no admitió los recursos de apelación presentados por los abogados querellantes. Ese fue uno de los puntos que objetó ahora Casación en su resolución.


Grassi quedó preso en el penal N°41 de Campana.
“Siendo el cómputo de la pena parte inescindible de la sentencia, el interés de los representantes de los particulares damnificados debe ser atendido”, reza el fallo de la Sala VI de Casación. Por lo que tanto la revisión del cómputo de la pena como los recursos presentados por los abogados Juan Pablo Gallego y Sergio Daniel Piris deben volver a ser tratados en la Cámara de Apelaciones de Morón.

En el fallo, los jueces de Casación también rechazaron un recurso presentado por el abogado de Grassi, Ricardo Malvincini, donde solicitaba que el cómputo del 2x1 debía comprender también el período que su defendido había logrado una alternativa a la prisión preventiva. Por lo que el tiempo ganado debía ser mayor y su salida, mucho antes de 2026. Algo que también le había negado Cámara.

Lo cierto es que, con el rechazo del beneficio del 2x1, Grassi cumpliría su condena el 29 de mayo del año 2028. Mientras tanto, sigue detenido en el penal de Campana, donde hace apenas unos días fue noticia.

En el registro de violadores
El tribunal que lo condenó y lo benefició con el 2x1 había ordenado el 13 de febrero pasado la extracción de las muestras a Grassi y su inscripción en el Registro Nacional de Datos Genéticos(RNDG), creado por la Ley nacional 26.879, y conocido como el registro nacional de violadores.


Los funcionarios del Ministerio de Justicia de la Nación se toparon con el rechazo del cura cuando ya estaban en el penal de Campana. Fue el único de los 15 presos que se negó al hisopado. Finalmente, una nueva medida judicial ordenó a tomar la muestra y autorizó el uso de la fuerza.

Con esa resolución, una comitiva del RNDG viajó nuevamente a la unidad N° 41 del Servicio Penitenciario Federal de Campana. No hizo falta llegar a extremos. Grassi permitió que le hicieran el hisopado bucal, no sin antes realizar una larga serie de preguntas.

Tras firmar el acta, escribió una nota para los jueces que lo condenaron, con comentarios sobre su causa. Todavía no sabía del fallo de Casación y que su estancia en la cárcel podría durar mucho más de lo que creía.

Fuente: Clarin

Te puede interesar