DESVENTURAS DE UN PRESIDENTE

EDITORIAL Por
Los contratiempos se acumulan para una administración nacional que muy pronto deberá enfrentarse al veredicto de las urnas. Y para los sufridos argentinos que ven cada vez mas oscuridad al final del túnel
0005717651

isaias Isaías ABRUTZKY / Especial para Diario Córdoba 

Business are business, se habrá dicho el presidente Macri y fue, muy solemne, a rendirle homenaje a Ho Chi Minh. Todo sea por colocar una partida de limones en un mercado internacional muy difícil.

Sin duda hubiera preferido presentar honores a Ngo Dinh Diem, y que la ceremonia fuera en Saigon, y no en Hanoi. Pero el pragmatismo se impone: Saigon ahora se llama Ciudad Ho Chi Minh, Vietnam del Sur no existe más y Ngo Dinh Diem, el mandatario puesto por los Estados Unidos, fue derrocado el 1o de Noviembre de 1963 y mandado a ejecutar por Jefe del Estado Mayor del Ejército de la República de Vietnam (ERVN), General Duong Van Minh al día siguiente.

Inversiones... ¿Qué inversiones?

La lluvia de inversiones nunca llegó, y no hay perspectivas de que lo haga. Por un lado mejor, porque la mayoría de los inversores vienen no a producir bienes exportables sino para hacer pingües negocios con empresas que explotan servicios tales como cobro de peajes, bancarios o de seguros. Nada que no puedan hacer compañías argentinas. Y además son actividades que requieren poca a ninguna inversión. Más todavia, si se comprometen a invertir, acuerdan hacerlo en el futuro, con las ganancias extraordinarias que obtengan.

A propósito de peajes, en estos días los usuarios de la autopista que une Buenos Aires con Rosario, se están rebelando, y se niegan a pagar las elevados tarifas por el desastroso estado de la calzada de esa vía rápida. Y para que que los sufridos automovilistas y camioneros aprendan a vivir el rigor, ya no rige la disposición que obligaba a las empresas a abrir las barreras cuando la filas de los coches o las demoras superaban cierto límite.

Pero no solamente los inversores no llegan sino que muchas empresas extranjeras constituídas -algunas hace muchos años- se están retirando porque no pueden bancarse una inedita caída de las ventas junto a demenciales cuadros tarifarios de servicios públicos, imposibles de afrontar sin fuerte quebranto.

En todo caso podrán llegar algunas inversiones, atraidas por posibilidades especiales. Pero difícilmente vendrán capitales a producir, cuando la capacidad instalada de las empresas argentinas está siendo utilizada en un promedio del 50%, llegando, como con los textiles, al 32% o como con las autopartes, al 25%.

¿Fronterizo, emergente o sumergido?

El año pasado el gobierno y los principales medios de difusión se entusiasmaron con la posibilidad de que Argentina dejara atrás la calificación de mercado “fronterizo” y pasara a ser “emergente”. La nota la pone una entidad privada, Morgan Stanley Capital Investment, (MSCI), que publica índices bursátiles. La esperada nueva calificación haría incluir en los índices a empresas nacionales, con lo cual fluirían capitales hacia ellas.

Pero la confianza en la economía argentina no mejoró -más bien se redujo- debido al deterioro en los ultimos meses, y los calificadores decidieron dejar al país entre los fronterizos.

La Corte dice garpando

Para sumar penurias al oficialismo, la Corte Suprema falló en que la nación tiene que pagarle 15.000 M de pesos a la provincia de San Luis. Duro golpe que puede ser más contundente si el máximo tribunal se expide de la misma manera por el reclamo de Santa Fe, que sería de mucho mayor monto.

Rebelión en la granja

En tanto, la Comisión bicameral se pronunció en contra de los decretos de necesidad y urgencia (DNU) que degradó a la Secretaría de Deportes de la Nación y la convirtió en una agencia. Lo mismo ocurrió con el DNU referido a la extinción de dominio. No se trata, como dicen los medios, de que los legisladores estén en desacuerdo con que el Estado recupere bienes mal habidos, sino que el decreto -así como está- es muy cuestionable desde el punto de vista jurídico; ademas hay proyectos en proceso en la Legislatura, y la decisión del ejecutivo aparece como un avasallamiento al Poder Legislativo.

Suma y sigue

Hay más para quitarle al sueño al presidente y sus funcionarios: el juicio que pretende invalidar el blanqueo de los familiares del Presidente, la rebelión de los radicales disconformes con el lugar que pretende fijarles el PRO a sus socios de la alianza Cambiemos, el crecimiento de Cristina en las encuestas, el salto del dólar, el aumento del riesgo país, la escalofriante marca de la inflación de enero y la que los expertos aseguran será peor en febrero, y otras penurias cuyo detalle alargaría demasiado este artículo. No es cuestión tampoco de tirar tantas pálidas.

Te puede interesar